Cada día una frase – Fiodor Dostoievski

 Trazar tu propio destino no tiene parangón, es uno de los mayores placeres del que se puede llegar a disfrutar. Aún en el peor de los casos, con grandes fallos, eres el dueño de tí, cosa nada fácil.
 La verdadera felicidad radica en ese pequeño, aparentemente, placer de decidir que hacer con tu vida en todo momento, libremente y descargado de ataduras que no has elegido.
 Elige y marca tu rumbo, aún no siendo lo más fácil, la recompensa al final del camino valdrá la pena.

Southwest 1380 desde el sofá de casa – Parte II

 Como ya expliqué en la primera parte del artículo, el vuelo de Southwest 1380 se enfrentaba a dos emergencias simultáneas, una despresurización explosiva y un fallo en la estructura del motor del avión, Severe Damage. No recuerdo otra situación parecida, ya que este tipo de fallos de motor son más frecuentes en despegues, cuando es más alta la demanda de potencia de motor, o por ingesta de aves, y los fallos de presurización han sido, históricamente, simples fallos del sistema, o daños estructurales por fatiga de componentes, de partes no relacionadas directamente con el motor.  Nunca sufrí un fallo de motor, de ninguna índole, pero si varios fallos del sistema de presurización, con descenso de emergencia al aeropuerto de Lisboa incluido.

 Vamos a analizar las conversaciones de radio, entre el avión y los diferentes centros de control. El primer video parece estar toda la conversación, recomiendo escuchar hasta el minuto 4:20, que es el momento que llegan a tierra. El segundo es bastante parecido, pero con algunos cortes, que eliminan partes fundamentales de la comunicación, pero está transcrito para poder entender mejor lo que pasaba. No es fácil, por buen inglés que tengas, escuchar ese tipo de grabaciones, se cruzan conversaciones con otros aviones, y la radio tiene su “música especial” que hace muchas veces que no se entienda bien. Atentos al Southwest 13 80 (thirteen eighty).

Lo primero que me llamó la atención, una vez escuchada toda la conversación, es la calma y tranquilidad que transmite en todo momento la comandante del vuelo, Tammie J Shultz, cosa que hace que todo fluya de una manera muy suave, como si estuviera tranquilamente sentada en el sofá de casa  😛

 Lo segundo fue el grado de nerviosismo aparente del controlador de aproximación de Filadelfia (Philly), que para mi gusto habla en exceso, dando información no relevante, y se equivoca al autorizar la aproximación, confunde la pista 27L (izquierda) y 27R (derecha), cosa que también le ocurre al de torre, todo fruto de los nervios del momento.Nada grave, pequeños detalles.

 Pero vamos un poco más allá, echo en falta, desde el primer momento, una declaración de emergencia, un “MAY DAY, MAY DAY, MAY DAY”, la comandante se limita a describir lo que le pasa, incluso le preguntan varias veces si el avión está ardiendo, y si está descendiendo en ese momento, cosa obvia porque el controlador lo está viendo en su pantalla, pero no sabe lo que está pasando.

 Al inicio del descenso de emergencia, se deduce, que todavía no les había dando tiempo a activar el micro de las máscaras, e intentan hablar, y el controlador le responde que solo escucha “portadora”. Es bastante común que pase esto, incluso en las sesiones de simulador suele ocurrir que se olvida, y eso que sabes más o menos que te va a pasar. Podéis ver como funciona aquí.

 Otro detalle de las conversaciones entre el Southwest 1380 y los centros de control, y que además he podido cotejar con excompañeros, es el hecho de los cambios de frecuencia, en lugar de usar la de emergencia, 121.5, para el resto del vuelo, incluso Tammie se queja en un momento determinado y dice “no more switching” (no cambiar más). La explicación es sencilla, hay que hacerlo todo lo más sencillo y fácil posible, únicamente el controlador y tu, desde el principio de la emergencia hasta el suelo. Hay que evitar cargar con una cosa más a la tripulación, las cajas de radio están en la consola central de la cabina, entre los dos pilotos, y se necesita llevar la vista ahí para hacer el cambio.

 Una gran ayuda del controlador de aproximación de Filadelfia, al que más se escucha,  el que más tiempo está con ellos, es como da las indicaciones de como mantener la altitud, para dejar total libertad a la tripulación, siempre es “mantenga por encima de”, un problema menos para la tripulación que pudo descender como le vino mejor en todo momento.

 Lo que me tiene todavía un tanto desconcertado y descolocado es el suceso fatal de la muerte de la pasajera, un horror, a la cual  me imagino se le dará una buena respuesta. Hablando exclusivamente en el tema de seguridad del avión, me surge la pregunta si la pasajera llevaba o no atado el cinturón, si la respuesta es afirmativa, como aseguran los pasajeros que estaba junto a ella, si lo llevaba bien abrochado, y siendo así como y dónde ha fallado el mecanismo. Ojo con esto porque podría tener consecuencias impredecibles, tanto en el tema de seguros como en el de una posible revisión de los sistemas de cinturones, terreno pantanoso y delicado.

 Tema aparte, y muy importante, son las quejas que algunos pasajeros por el supuesto mal funcionamiento de las máscaras de oxígeno. Quizá y solo quizá, si se prestara la debida atención a las instrucciones de la tripulación auxiliar antes de despegar, aunque sólo fuera por respeto a alguien que está haciendo su trabajo, no se verían imágenes como la de Marty Martinez, y algunos pasajeros más con la máscara mal colocada, recordar hay que ponerla sobre la nariz y la boca. Personalmente siempre estoy atento a las demos de la tripulación, y me conozco el tema bastante bien, pero de la misma manera que al volar se repasan siempre diversos procedimientos, no cuesta nada atender a algo que te puede salvar la vida. Yo además siempre localizo dónde esta la salida más cercana, deformación profesional.

 Y por fin acabo  🙄 con una sensación extraña del bombo que se le ha dado a la comandante Tammie, especialmente en Estados Unidos. Como soy bastante fan de las teorías de la conspiración, no se si pensar que, evidentemente, aprovechando este accidente, no causandolo, están haciendo una campaña en pro de las fuerzas armadas, y del gran papel que pueden desarrollar los veteranos en la vida  civil, y en especial las mujeres. Me parece todo raro, demasiadas alabanzas por su carrera militar en este momento. Lo dejo a tu imaginación, pero sin quitarle ni un ápice de valor a lo que hizo Tammie y su copiloto (sin nombre que sepa).

                                 

 Recordar, sobretodo los aprensivos a volar, la parte más peligrosa de un vuelo, es el trayecto de casa al aeropuerto.  😀

Escribir, ese difícil arte

 Llevo tiempo pensando y madurando este artículo, no por nada en especial, sino más bien como una auto-terapia. Me cuesta, y mucho, sentarme al ordenador y ponerme a escribir, nada nuevo me imagino para los profesionales de esto, pero en mi caso es por una mezcla extraña de falta de oportunidad para realizar la tarea, con pereza en ciertos momentos y en otros el no querer meter la pata con algún artículo que pudiera ser controvertido.

  Mi cabeza, normalmente, fluye a ritmo extremo y tengo infinidad de ideas para escribir, incluso tengo una buena lista de “post pendientes” en la aplicación notas del teléfono. Todavía no he sufrido el síndrome de la hoja en blanco, afortunadamente para mi, claro está. Pero tengo que vencer mis miedos a escribir algo que a la gente no le guste o por lo que no despierte interés suficiente. Simplemente tengo que ESCRIBIR, y escribir más, mucho más, para convertirlo en un hábito y esperando que se convierta en arte.

 El reto me apasiona, y a ratos me estremece, dar rienda suelta, pero de verdad, a mis pensamientos, y de hecho ese era el fin principal de este blog, OPINAR sobre lo que me diera la gana. Pero como ya he comentado, mi censura, la mía propia, me ha privado de grandes momentos al teclado, seguramente “por el que dirán”.

 Creo  haber despertado de esa pesadilla, y gracias a una frase del blog de “Un informático al otro lado del mal”, blog muy recomendable, dónde básicamente, en uno de sus post, recomienda escribir sobre cualquier cosa que te suceda, pero escribir, para ir generando el hábito, y al que le guste lo leerá, y de paso ayuda a la persona, en este caso un servidor, a ir mejorando en su escritura.

 Así que ya tengo un gran propósito para este año, escribir sin descanso.

 Saludos a todos y abrazos mil.

Empieza el 2017

 Bueno si, ya estamos a mitad de enero, pero es que el final de 2016 y principio de este ha resultado un tanto extraño para mi. Han sucedido muchas cosas, algunas buenas, y otras, un tanto desagradables, que con el tiempo iré desgranando, en parte, como una gran terapia para digerir todo lo que sucede.

 Pero lo mejor del final de año ha sido el lugar donde lo he pasado, Hong Kong, IMPRESIONANTE, poco más que añadir.

 Llegan mejoras al blog, ya que lo he mudado a un hosting, para que todo vaya como la seda y no me quede sin espacio, o con problemas de servicio a la primera de cambio. Este transito al hosting me ha tenido bastante entretenido, hay que mudar los post, configurar, y como era la primera vez, ha costado un poco más de lo esperado.

 Además, y como siempre hay que tener algún propósito en el cambio de año, o eso dicen, voy a abrir una especie de mini sección en el blog dedicada a frases o citas que me gustan, “Cada día una frase”. Se irán publicando como post diarios (eso espero), y además, arriba a la derecha de la web, tendréis un acceso permanente para verlas todas.

 Saludos a todos y vamos a por el año en curso, sin prisa pero sin pausa. Espero vuestros comentarios.

 

R

 Llevo tiempo esperando a escribiR, a Retomar el blog, algo que empecé y siempre ha estado Rodando mi cabeza, tienes que volveR me decía una y otRa vez, pero nunca encuentRas el momento opoRtuno, óptimo para limpiaR la mente y daRle a las teclas de nuevo.

 PeRo, ayeR al acostaRme, me llegó la idea para este post, con un título coRto, hasta misteRioso, R.

 Reiniciar, Retomar, Reemprender, Recargar, Resurgir, Regenerar, Reanudar, Reset, pon la palabra que más te guste, pero con una R. Como decía mi madre, las R dan un sonido especial a las cosas, y sobretodo a los nombres, ya que en casa, los nombre de los chicos, todos tenían R, “suena más masculino”, largas discusiones tuvimos con nuestro primer perro, ningún nombre le gustaba, ya que no llevaban R, al final se impuso el criterio adolescente, y el perro, un rottweiler, fue agraciado con un nombre de dibujo animado, Son Goku.

 Todo lo anterior obedece a una especie de renacimiento personal (suena más profundo de lo que en realidad es), un cambio de vida que empecé a principios de 2013 y que me ha llevado a cambiar muchas cosas, empezando por el trabajo que desempeñaba como piloto (si de aviones, de pasajeros), mudarme (una vez más, y van….) y decidirme por una vida más tranquila, aunque lo suficientemente agitada debido a mi incesante, e innecesario muchas veces, poder de generar ideas que desarrollar, algunas buenas, otras no tanto, pero  que es uno de los motores que me ayudan a seguir viviendo lo más cerca de la felicidad.

 Empieza un nuevo viaje en mi vida, y este lo quiero compartir con quién quiera escucharme, una de las cosas en las que difícilmente podré cambiar es la necesidad de dar mi opinión sobre las cosas, a veces estaría mejor callado, pero que le vamos a hacer, me gusta expresarme sobre las cosas que pasan, claramente tendría que haber sido periodista o tertuliano.

Primera entrada

 Siempre he querido tener un blog y nunca me he decidido, de que hablar, como ordenar las ideas que deseas plasmar, todo un reto ante ti, y ante todo el posible mundo que pueda observarlo.

 Pero que diablos, algún día hay que dar el primer paso y, porque no, ahora.

 Dejo la pereza atrás y me dispongo ha dejar fluir esas ideas, esas mismas que te dan vueltas y te hacen hablar solo cuando caminas por la calle, que te despiertan por la noche y martillean la cabeza sin dejarte dormir, esas ideas que llevan tiempo rondando y que sino fuera por el maravilloso mundo de internet se quedarían sin mostrarse, no nos engañemos, ¿quién las publicaría?

 Preparaos para este blog, que sólo pretende entretener, y de paso dar luz a algunos temas ocultos para el gran público sobre la aviación, esa extraña industria, territorio desconocido y hostil, al que muchos se enfrentan llenos de preguntas y con las respuestas de algún periodista mal informado.