Escribir, ese difícil arte

 Llevo tiempo pensando y madurando este artículo, no por nada en especial, sino más bien como una auto-terapia. Me cuesta, y mucho, sentarme al ordenador y ponerme a escribir, nada nuevo me imagino para los profesionales de esto, pero en mi caso es por una mezcla extraña de falta de oportunidad para realizar la tarea, con pereza en ciertos momentos y en otros el no querer meter la pata con algún artículo que pudiera ser controvertido.

  Mi cabeza, normalmente, fluye a ritmo extremo y tengo infinidad de ideas para escribir, incluso tengo una buena lista de “post pendientes” en la aplicación notas del teléfono. Todavía no he sufrido el síndrome de la hoja en blanco, afortunadamente para mi, claro está. Pero tengo que vencer mis miedos a escribir algo que a la gente no le guste o por lo que no despierte interés suficiente. Simplemente tengo que ESCRIBIR, y escribir más, mucho más, para convertirlo en un hábito y esperando que se convierta en arte.

 El reto me apasiona, y a ratos me estremece, dar rienda suelta, pero de verdad, a mis pensamientos, y de hecho ese era el fin principal de este blog, OPINAR sobre lo que me diera la gana. Pero como ya he comentado, mi censura, la mía propia, me ha privado de grandes momentos al teclado, seguramente “por el que dirán”.

 Creo  haber despertado de esa pesadilla, y gracias a una frase del blog de “Un informático al otro lado del mal”, blog muy recomendable, dónde básicamente, en uno de sus post, recomienda escribir sobre cualquier cosa que te suceda, pero escribir, para ir generando el hábito, y al que le guste lo leerá, y de paso ayuda a la persona, en este caso un servidor, a ir mejorando en su escritura.

 Así que ya tengo un gran propósito para este año, escribir sin descanso.

 Saludos a todos y abrazos mil.

Primera entrada

 Siempre he querido tener un blog y nunca me he decidido, de que hablar, como ordenar las ideas que deseas plasmar, todo un reto ante ti, y ante todo el posible mundo que pueda observarlo.

 Pero que diablos, algún día hay que dar el primer paso y, porque no, ahora.

 Dejo la pereza atrás y me dispongo ha dejar fluir esas ideas, esas mismas que te dan vueltas y te hacen hablar solo cuando caminas por la calle, que te despiertan por la noche y martillean la cabeza sin dejarte dormir, esas ideas que llevan tiempo rondando y que sino fuera por el maravilloso mundo de internet se quedarían sin mostrarse, no nos engañemos, ¿quién las publicaría?

 Preparaos para este blog, que sólo pretende entretener, y de paso dar luz a algunos temas ocultos para el gran público sobre la aviación, esa extraña industria, territorio desconocido y hostil, al que muchos se enfrentan llenos de preguntas y con las respuestas de algún periodista mal informado.