Southwest 1380 desde el sofá de casa – Parte I

 El pasado martes 17 de abril un avión de la compañía americana Southwest Airlines, que volaba de Nueva York a Dallas (Texas), tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Filadelfia, a causa de una despresurización, causada, a su vez, por un fallo en el motor 1, el izquierdo, por lo que se conoce en inglés como “Severe Damage” (daño severo).

 La situación se salvó con la muerte de una pasajera, que fatalmente, fue succionada hacia el exterior del avión por la ventanilla, debido al impacto de una de las piezas del motor, que rompió las varias capas de ventanilla, y por una diferencia de presión por la cual fue arrastrada hacia el exterior. Los pasajeros sentados a su lado intentaron, con éxito, que no fuera lanzada al vacío, pero los traumatismos en la cabeza al golpearse resultaron fatales para su vida.

En el siguiente video se ve una recreación de lo sucedido:

 El desarrollo de los acontecimientos ha entronizado a la comandante del avión Tommie Jo Shults, que hizo un gran trabajo, como no, pero no parece justo que todas las alabanzas recaigan sobre ella, principalmente porque la tripulación técnica la componen dos personas, y todos los procedimientos de los aviones están diseñados para dos, el PF, piloto flying, el que en ese momento realiza el vuelo, y el PNF, piloto non-flying o monitoring. En caso de emergencias como esta, uno vuela el avión, y el otro combate las averías con el QRH en mano, el QRH (quick referencia handbook) es dónde se encuentran las listas con los procedimientos a realizar según el tipo o naturaleza de la avería o fallo, en un avión en vuelo.

 Pero empecemos con la tremenda complejidad de lo sucedido en este vuelo, ya que se juntan 2 emergencias   al mismo tiempo, por un lado la despresurización a una altura de vuelo de 32.000 pies, que requiere de un descenso de emergencia, salida de máscaras de oxígeno, y la colocación por parte de la tripulación de las suyas, cosa que dificulta mucho la comunicación entre los pilotos y con el centro de control, como se puede observar al principio de las grabaciones entre los controladores y el avión.

 Para quién desconozca el tema, los aviones van presurizados para mantener un altitud en la cabina por debajo de 10.000 pies (3.000 metros) , para poder ser compatible con la vida. Se realiza un descenso de emergencia cuando el avión no puede mantener la presurización, o se espera que la altitud de cabina sobrepase los 14.000 pies. Ese es el motivo por el cual los aviones van equipados con máscaras de oxígeno, ya que se estima que el tiempo de conciencia útil de una persona, a altitudes de vuelo elevada puede llegar a ser de 15 segundos, es decir en 15 segundos se desmayarían por falta de oxígeno. A 32.000 pies del vuelo Southwest 1380, se estima que estaba entorno a los 30 segundos.

 Estas son las dos listas de la emergencia:

 Sin embargo el problema al que se enfrentaban los pilotos, los dos, del Southwest 1380, era mucho mayor, ya que, la despresurización tenía la causa en un fallo en la estructura del motor, cosa que evidentemente desconocían en ese momento.

 A la falta de potencia del motor, hay que añadir que el avión es incapaz de mantener el rumbo por si mismo, ni la altura, y empieza a virar (girar), y a alabear (inclinarse) hacia el lado del motor averiado. Las alarmas saltan en cabina, luces rojas, probable desconexión del piloto automático, todo esto junto con la despresurización explosiva, la declaración de emergencia (que no he sido capaz de escuchar que la hicieran), las comunicaciones con el centro de control, el aviso a la tripulación auxiliar (en una de las lista de arriba viene descrito “CABIN CREW RAPID DESCENT, RAPID DESCENT”), el cambio de un interruptor para poder hablar por el micro de las máscaras. Resumiendo un buen follón, un autentico marrón, una situación que a ningún piloto le gustaría vivir por muy entrenado que esté.

 Después de acabar estas listas, que es gran trabajo, además de ser dos de los procedimientos con más acciones de memoria, hay que aterrizar el avión, buscar un aeropuerto cercano dónde hacerlo, en este caso fue Filadelfia, preparar toda la aproximación de un aeropuerto al cual no tenias previsto ir, hablar con la tripulación auxiliar para disponer de la mayor cantidad de información de lo que ha pasado, desde la cabina no se ve nada, como no otra lista, la de operación con un sólo motor, además de realizar el cálculo de la distancia de pista que necesitas para frenar el avión.

 Vuelvo a recordar, todo esto después de 2 emergencias y un nivel de estrés muy alto, pero mucho.

 Bueno ya casi está todo listo y acabado, casi, habrá que realizar una evacuación de emergencia al frenar el avión , causa más que probable, y hay que ponerse a pensar si el daño severo del motor ha podido dañar alguno de los sistemas del avión, por ir con tiempo si hay que sacar el QRH y hacer otra lista más. Repasando los posibles sistemas que podrían ser dañados, el tren de aterrizaje me ha llamado la atención, no por ser algo complicado, hay un procedimiento B para que salga, sino por el tiempo extra que requiere. Esto último es mera especulación, ya que no sabe mucho de todo lo que ha pasado realmente, y será la investigación de la NTSB quién emitirá el informe pertinente, en su debido momento.

 

 Si has llegado hasta aquí, es que te apasiona la aviación sin duda, así que adjunto la lista de evacuación y te emplazo a la segunda parte, dónde una vez explicado todo lo que rodea a este accidente, emitiré mis opiniones de como se ha realizado todo, evidentemente desde el sofá de casa, dónde opinar es mucho más fácil, solo pretendo hacer una crítica constructiva para que la gente que no entiende muy bien que pasa en un avión viaje un poco más confiada.

 Las opiniones están basadas en mi experiencia como Comandante de Boeing 737 durante 7 años y en 3 diferentes compañías y configuraciones.

Finger, hasta dedo en inglés suena mejor

 Una curiosidad lingüística en los aeropuertos son los llamados “finger”, ese túnel metálico, con suerte acristalado, con mucha más suerte debidamente acondicionado, tanto en verano como en invierno, que te conduce al avión cual embudo.

Aunque la palabra correcta en español es pasarela, como bien lo define la RAE:

 5.  En un aeropuerto, túnel articulado que comunica el edificio de la terminal con un avión para el embarque y desembarque de los pasajeros.
 

  Digo que es curioso, no porque usemos una palabra en otro idioma, sino porque en inglés se le denomina a la pasarela “jetbridge”, “airbridge”, o “jetway”.

 Otro misterio más sin resolver, ya que nuevamente no se a quién, ni como, se le ocurrió a alguien llamarlo finger,  pero ha calado dentro y fuera de los aeropuertos.

 El colmo del termino llega hasta para denominar al operario de la pasarela, que es el “finguero”.

 Caprichos del hablar  😎

Artículo original del 19 de Agosto de 2010, corregido y actualizado el 6 de Abril de 2018

Cuando la nieve crece

 Hoy vuelve a nevar, nada extraño, si vives en un población a 1.100 metros de altura a las faldas del Pirineo, pero para una persona nacida y criada en la isla de la calma, esto adquiere siempre un punto mágico, la nieve tiene algo difícilmente explicable cuando no siempre has vivido con ella.

 La nieve me fascina, disfruto cuando nieva, el silencio que se genera, la calma que me trasmite, me serena y me traslada a un mundo mejor. Un mundo dónde eres capaz de escucharte, de disfrutar de un paseo  en gran compañía mientras juguetean los perros, y ves caer los copos, esperando que no se detengan.

 Pero como decía, a la vez, la nieve es un elemento extraño, no pude ver nevar mucho de pequeño, en Mallorca suele nevar en la Serra de Tramuntana, pero en la ciudad de Palma, sólo recuerdo haber visto nevar, y cuajar esa nieve, dos veces en los 35 años que viví allí. La primera de esas dos veces, estaba en el colegio,  tendría alrededor de 11 años, y fue todo un acontecimiento, que no duró más de 30 minutos  😛 . En la siguiente, ya casi peinaba canas, y se pudo disfrutar un poco más, al ser de noche hasta pude darme un buen paseo entre almendros con el perro.

 Pero a los 11 años no fue la primera vez que vi nevar, fueron un par de años antes, embarcados en un viaje familiar a la NIEVE, es decir a esquiar. Para mi ese viaje es como una odisea, o así lo recuerda mi mente, ya que fuimos en barco hasta Barcelona y de allí a Baqueira Beret, y el tiempo, que ahora es capaz de pasar fugazmente, cuando eres un pipiolo transcurre siempre en cámara lenta, y los momentos que recuerdas te parecen eternos.

 La nieve, ese manto blanco que es capaz de cubrirlo todo…….Pero, ¿y si la nieve crece como la hierba? Al fin y al cabo, está ahí, en el suelo, como las plantas. Pues esa era mi idea de la nieve, que simplemente crecía, como nunca había visto nevar, mi cerebro de niño lo había colocado al nivel de las plantas, pero en invierno. 😀

 La cosa sucedió así, o por lo menos, así me lo contaba mi madre, descojonándose de mi, por supuesto. Uno de los días se puso a nevar bien,  copos grandes y más de un palmo de espesor acumulado durante la noche, me desperté, corrí la cortina, vi aquella maravillosa imagen, y solté con la alegría que sólo tienen  los niños:

” ¡ MAMÁ LA NIEVE CAE ! ¡ LA NIEVE NO CRECE ! “

Todavía puedo escuchar las risas.

P.D.- No puedo despedir este post sin contar algo que no esperaba, mientras había preparado mentalmente lo que ha sido este post, ya que llevaba un tiempo dándole vueltas, de hecho el título se me ocurrió paseando una noche de nieve a los perretes, me hacía gracia la anécdota.

 Pero una vez me he puesto a preparar las imágenes y me he sentado al teclado, me ha embargado un mezcla de tristeza y alegría. Mi madre falleció ya haces unos cuantos años, y fue una de las grandes causantes que a mi me entusiasme la nieve. Así que, se lo dedico a ella. Un beso allí dónde estés.

Fin de año atípico

 Estaba todo programado, aunque tarde, habíamos hecho la reserva del vuelo y del hotel para pasar el fin de año en Londres WOW!! era un planazo, ya teníamos previsto dónde ver los fuegos, cerca del hotel, alrededor de Regent’s Park, y si había sitio en Primrose Hill, ya que al decidir tan tarde el viaje no había posibilidad de verlos frente al London Eye.

 Todo programado ¿? Casi todo ¿? Pues no, no contábamos con un amigo inesperado en el viaje, una gripe muy cabrona que nos dejó en fuera de juego completamente la noche del 31 de diciembre.

 Recapitulemos un poco, para que se entienda todo un tanto mejor. Teníamos el vuelo el 28 de diciembre, desde Barcelona, mi santa ya se puso con fiebre el 27, pero sacó fuerzas para aguantar las horas de coche hasta el aeropuerto y después coger el vuelo. Yo no tenía síntomas de nada, también algo habitual en mi, mi relación con el virus de la gripe a lo largo de mi vida ha sido buena, nos respetamos bastante, yo le dejo hacer y el no me castiga con muchos días en cama o fastidiado.

 Los días 29 y 30 los fuimos capeando, saliendo pasear por las mañanas y descansando en el hotel por las tardes, el virus seguía su curso en el cuerpo de Miss Leyman, mañanas más o menos benignas y tardes de fiebre continua, nada nuevo, aunque nos mosqueaba la persistencia del virus en aguantar tantos días dando el coñazo.

 El 31 se despertó la bestia, a media mañana empecé a encontrarme mal y a eso de las 3 de la tarde la fiebre luchaba dentro de mi contra el maldito virus, dejándome en fuera de juego totalmente, por un momento hasta pensé en descansar un rato y luego salir a ver los fuegos y el ambiente, que iluso, me costaba hasta llegar al baño.

Atardecer desde la ventana de la habitación de hotel

 

Sobre las 6 bajé a tomarme algo de comer, y rápidamente subí a la habitación de nuevo, la fiebre seguía subiendo. Me quedé dormido y desperté a las 23:30, justo para ver el final del último programa de la BBC, antes de los fuegos, que por supuesto vi en la tele de la habitación.

 No recuerdo haber pasado un fin de año así, puede que de pequeño alguna vez me pusiera malo, la verdad es que no lo recuerdo. Si no he podido celebrar algún fin de año en condiciones siempre había sido por trabajo, por madrugar el día 1 de Enero o llegar a casa tarde, o justo, la víspera.

 Una nueva experiencia, saber aprovechar hasta estos momentos un poco menos buenos para seguir adelante e intentar disfrutarlos de la mejor manera. No siempre todo lo que se planifica sale bien, por muy bien planificado que esté, la vida maneja sus propias variables y poco podemos hacer, dejarnos llevar y aprender, siempre aprender algo.     

 

 Aún así el viaje ha valido mucho la pena, nos ha ayudado a ver hasta dónde podemos llegar, cuan lejos está nuestro límite, que pocas veces conocemos a no ser que forcemos la máquina, y como en este caso, las circunstancias te obliguen a ello. FELIZ AÑO a todos aunque sea final de enero.  😛

¿Y no tienes llave?

 

 La típica broma de los amigos, ¿y no tienes llaves de avión?, pues ahora SI !!
 En eso han debido pensar en Boeing, ya que con los 737 te dan llave del juguetito, lo próximo, mando a distancia, abrir con la llave es muy antiguo.
Fuente: Boeing.com

Feliz Cumpleaños Puente Aéreo

 Un poco tarde, pero la intención es lo que cuenta ;-D
 Muchas Felicidades a Iberia, su puente aéreo cumplió 83 años el 14 de Diciembre, esperando que cumplan muchos más y yo los vea, claro.
 En la foto, el rey Alfonso XIII el día de la inaguración de la ruta.
 Fuente: Iberia.com

8.500!!! Increíble

 

 De esta forma tan curiosa celebraron el pasado 1 de Diciembre los empleados de Boeing el pedido 8.500 del avión 737.
 Con diferencia el 737 es el avión más vendido de la historia y dificilmente se podrá superar. Es evidente que dentro de estos 8.500 aviones entran todas sus series, desde la -100, hasta la más reciente -900.
 Aún así todo un hito que conviene celebrar.
Fuente: boeing.com

No le llame autobús, es una jardinera

 

 La aviación, como tantos otros submundos laborales, posee un sin fin de claves y palabrejas curiosas, algunas de ellas de difícil explicación, por no decir que carecen de ella. Es el caso de la jardinera.

 La jardinera, es simple y llanamente el bus que te lleva hasta el avión. Nada sofisticado, un autobús, en algunas ocasiones de uso exclusivo en recintos aeroportuario, debido a sus medidas, algo más grandes, pero sin dejar de ser eso.

 El porqué de ese nombre, usado en el gremio, jardinera, pues no tengo ni la menor idea , buscando en la red he encontrado que jardinera es un bus descubierto, cosa que no cuadra, pero es un dato interesante.
 Preguntando en mi época como trabajador del aeropuerto de Son San Joan, el de Palma, si alguien manejaba alguna explicación razonable al tema en cuestión sólo encontré esta posible explicación:
– ¿Por qué se llama jardinera?
– pues porque va llena de capullos !!!
 Ahí lo dejo, humor de aeropuerto, que también hay  😛
Artículo original del 19 de Agosto de 2010, corregido y actualizado el 6 de Abril de 2018