Escribir, ese difícil arte

 Llevo tiempo pensando y madurando este artículo, no por nada en especial, sino más bien como una auto-terapia. Me cuesta, y mucho, sentarme al ordenador y ponerme a escribir, nada nuevo me imagino para los profesionales de esto, pero en mi caso es por una mezcla extraña de falta de oportunidad para realizar la tarea, con pereza en ciertos momentos y en otros el no querer meter la pata con algún artículo que pudiera ser controvertido.

  Mi cabeza, normalmente, fluye a ritmo extremo y tengo infinidad de ideas para escribir, incluso tengo una buena lista de “post pendientes” en la aplicación notas del teléfono. Todavía no he sufrido el síndrome de la hoja en blanco, afortunadamente para mi, claro está. Pero tengo que vencer mis miedos a escribir algo que a la gente no le guste o por lo que no despierte interés suficiente. Simplemente tengo que ESCRIBIR, y escribir más, mucho más, para convertirlo en un hábito y esperando que se convierta en arte.

 El reto me apasiona, y a ratos me estremece, dar rienda suelta, pero de verdad, a mis pensamientos, y de hecho ese era el fin principal de este blog, OPINAR sobre lo que me diera la gana. Pero como ya he comentado, mi censura, la mía propia, me ha privado de grandes momentos al teclado, seguramente “por el que dirán”.

 Creo  haber despertado de esa pesadilla, y gracias a una frase del blog de “Un informático al otro lado del mal”, blog muy recomendable, dónde básicamente, en uno de sus post, recomienda escribir sobre cualquier cosa que te suceda, pero escribir, para ir generando el hábito, y al que le guste lo leerá, y de paso ayuda a la persona, en este caso un servidor, a ir mejorando en su escritura.

 Así que ya tengo un gran propósito para este año, escribir sin descanso.

 Saludos a todos y abrazos mil.

Empieza el 2017

 Bueno si, ya estamos a mitad de enero, pero es que el final de 2016 y principio de este ha resultado un tanto extraño para mi. Han sucedido muchas cosas, algunas buenas, y otras, un tanto desagradables, que con el tiempo iré desgranando, en parte, como una gran terapia para digerir todo lo que sucede.

 Pero lo mejor del final de año ha sido el lugar donde lo he pasado, Hong Kong, IMPRESIONANTE, poco más que añadir.

 Llegan mejoras al blog, ya que lo he mudado a un hosting, para que todo vaya como la seda y no me quede sin espacio, o con problemas de servicio a la primera de cambio. Este transito al hosting me ha tenido bastante entretenido, hay que mudar los post, configurar, y como era la primera vez, ha costado un poco más de lo esperado.

 Además, y como siempre hay que tener algún propósito en el cambio de año, o eso dicen, voy a abrir una especie de mini sección en el blog dedicada a frases o citas que me gustan, “Cada día una frase”. Se irán publicando como post diarios (eso espero), y además, arriba a la derecha de la web, tendréis un acceso permanente para verlas todas.

 Saludos a todos y vamos a por el año en curso, sin prisa pero sin pausa. Espero vuestros comentarios.