En celo, nada sexual

Este verano se presenta largo y duro para los que nos dedicamos a la aviación, los controladores franceses ya han estado un para de días de huelga y la cosa no parece arreglarse.

Además de la huelga “legal”, existe otro tipo de presiones, la huelgas de celo, en argot aéreo un plan Alfa o plan Charlie, seguir a rajatabla los procedimientos, haciendo una interpretación de dudoso gusto de la normativa.

En eso están los franceses y los españoles, por fin nos unimos en algo con nuestros vecinos del norte, en tocar las pelotas a todo el mundo durante el verano.

Lo va a sufrir todo el mundo que se le ocurra irse de vacaciones este verano, habrá días mejores y peores, pero habrá, de momento yo he tenido un famoso SLOT (para otro post prometo explicarlo para que se entienda que es) de tres horas y media.

La pregunta es, ¿porqué no convocan una huelga legal? ¿acaso no pueden?¿se puede justificar?

De momento ajo y agua, y como dicen ellos “hoy estamos siguiendo los procedimientos”, cosa que a las compañías aéreas las va a costar una fortuna, ya que se vuela sin poder recortar la ruta, sin volar a los niveles óptimos de consumo de combustible, vamos todo una ayuda para atraer a los turistas a España.

4s comentarios

  1. Yo me pregunto y tú sabrás responderme: si actúan siguiendo a rajatabla los procedimientos y eso hace que sea un caos, cuando no están en huelga, ¿qué protocolos siguen?.

    A lo mejor lo que les falta a los controladores es celo sexual, así estarían más calmados, o no.

  2. El título es genial y el contenido muy interesante! A los que no sabemos nada de estos temas nos permite conocerlos mejor y a veces son incluso una novedad! Mercedes G

  3. Estimado Jaime, como todo en la vida está lo que pone los libros y la interpretación que le des, ese es el problema, se están agarrando a una dudosa legalidad que antes no aplicaban, y antes no hacían nada ilegal.
    Las escusas, y alguna mentira, que dan al respecto son del todo absurdas, el problema es que les van a tocar el bolsillo y el poder que tienen, y eso duele y escuece.

Deja un comentario