El premio al trabajo y la constancia

 Ya lo tiene, lo ha logrado, el US Open, el último título del Gran Slam que no tenía, el que se le resistía porque la superficie no se ajustaba bien a su forma de entender el tenis.
 Ya suma nueve títulos de los grandes, y este año tres, París, Londres y Nueva York, tres superficies distintas, tres formas para disputar y preparar el torneo completamente diferentes.
Ni tan siquiera, Federer, el hombre récord, el mejor tenista de la historia para muchos, ha sido capaz de ganar, en un mismo año, sobre tierra, hierba y cemento.
 Me alegro especialmente por Rafa, al que muchos daban por muerto el año pasado, muchos que ahora se deshacen en elogios, pero su tesón y ganas de ganar han llevado nuevamente a cubrir otro hito en la historia del deporte de la raqueta.
 Rafa ha conseguido este triunfo cambiando su manera de jugar, de “empuñar” la raqueta, para poder sacar como los mejores, sigue trabajando y mejorando aún siendo en número 1.
 Para mi un gran ejemplo para la juventud de como se tiene que afrontar el deporte de alto nivel, trabajando sin descanso, con hambre permanente de triunfos, buscando la mejora por pequeña que sea, y siendo un señor en el triunfo (primeras palabras para Jokovic) y en la derrota.
VAMOS RAFA

Deja un comentario