Southwest 1380 desde el sofá de casa – Parte I

 El pasado martes 17 de abril un avión de la compañía americana Southwest Airlines, que volaba de Nueva York a Dallas (Texas), tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Filadelfia, a causa de una despresurización, causada, a su vez, por un fallo en el motor 1, el izquierdo, por lo que se conoce en inglés como “Severe Damage” (daño severo).

 La situación se salvó con la muerte de una pasajera, que fatalmente, fue succionada hacia el exterior del avión por la ventanilla, debido al impacto de una de las piezas del motor, que rompió las varias capas de ventanilla, y por una diferencia de presión por la cual fue arrastrada hacia el exterior. Los pasajeros sentados a su lado intentaron, con éxito, que no fuera lanzada al vacío, pero los traumatismos en la cabeza al golpearse resultaron fatales para su vida.

En el siguiente video se ve una recreación de lo sucedido:

 El desarrollo de los acontecimientos ha entronizado a la comandante del avión Tommie Jo Shults, que hizo un gran trabajo, como no, pero no parece justo que todas las alabanzas recaigan sobre ella, principalmente porque la tripulación técnica la componen dos personas, y todos los procedimientos de los aviones están diseñados para dos, el PF, piloto flying, el que en ese momento realiza el vuelo, y el PNF, piloto non-flying o monitoring. En caso de emergencias como esta, uno vuela el avión, y el otro combate las averías con el QRH en mano, el QRH (quick referencia handbook) es dónde se encuentran las listas con los procedimientos a realizar según el tipo o naturaleza de la avería o fallo, en un avión en vuelo.

 Pero empecemos con la tremenda complejidad de lo sucedido en este vuelo, ya que se juntan 2 emergencias   al mismo tiempo, por un lado la despresurización a una altura de vuelo de 32.000 pies, que requiere de un descenso de emergencia, salida de máscaras de oxígeno, y la colocación por parte de la tripulación de las suyas, cosa que dificulta mucho la comunicación entre los pilotos y con el centro de control, como se puede observar al principio de las grabaciones entre los controladores y el avión.

 Para quién desconozca el tema, los aviones van presurizados para mantener un altitud en la cabina por debajo de 10.000 pies (3.000 metros) , para poder ser compatible con la vida. Se realiza un descenso de emergencia cuando el avión no puede mantener la presurización, o se espera que la altitud de cabina sobrepase los 14.000 pies. Ese es el motivo por el cual los aviones van equipados con máscaras de oxígeno, ya que se estima que el tiempo de conciencia útil de una persona, a altitudes de vuelo elevada puede llegar a ser de 15 segundos, es decir en 15 segundos se desmayarían por falta de oxígeno. A 32.000 pies del vuelo Southwest 1380, se estima que estaba entorno a los 30 segundos.

 Estas son las dos listas de la emergencia:

 Sin embargo el problema al que se enfrentaban los pilotos, los dos, del Southwest 1380, era mucho mayor, ya que, la despresurización tenía la causa en un fallo en la estructura del motor, cosa que evidentemente desconocían en ese momento.

 A la falta de potencia del motor, hay que añadir que el avión es incapaz de mantener el rumbo por si mismo, ni la altura, y empieza a virar (girar), y a alabear (inclinarse) hacia el lado del motor averiado. Las alarmas saltan en cabina, luces rojas, probable desconexión del piloto automático, todo esto junto con la despresurización explosiva, la declaración de emergencia (que no he sido capaz de escuchar que la hicieran), las comunicaciones con el centro de control, el aviso a la tripulación auxiliar (en una de las lista de arriba viene descrito “CABIN CREW RAPID DESCENT, RAPID DESCENT”), el cambio de un interruptor para poder hablar por el micro de las máscaras. Resumiendo un buen follón, un autentico marrón, una situación que a ningún piloto le gustaría vivir por muy entrenado que esté.

 Después de acabar estas listas, que es gran trabajo, además de ser dos de los procedimientos con más acciones de memoria, hay que aterrizar el avión, buscar un aeropuerto cercano dónde hacerlo, en este caso fue Filadelfia, preparar toda la aproximación de un aeropuerto al cual no tenias previsto ir, hablar con la tripulación auxiliar para disponer de la mayor cantidad de información de lo que ha pasado, desde la cabina no se ve nada, como no otra lista, la de operación con un sólo motor, además de realizar el cálculo de la distancia de pista que necesitas para frenar el avión.

 Vuelvo a recordar, todo esto después de 2 emergencias y un nivel de estrés muy alto, pero mucho.

 Bueno ya casi está todo listo y acabado, casi, habrá que realizar una evacuación de emergencia al frenar el avión , causa más que probable, y hay que ponerse a pensar si el daño severo del motor ha podido dañar alguno de los sistemas del avión, por ir con tiempo si hay que sacar el QRH y hacer otra lista más. Repasando los posibles sistemas que podrían ser dañados, el tren de aterrizaje me ha llamado la atención, no por ser algo complicado, hay un procedimiento B para que salga, sino por el tiempo extra que requiere. Esto último es mera especulación, ya que no sabe mucho de todo lo que ha pasado realmente, y será la investigación de la NTSB quién emitirá el informe pertinente, en su debido momento.

 

 Si has llegado hasta aquí, es que te apasiona la aviación sin duda, así que adjunto la lista de evacuación y te emplazo a la segunda parte, dónde una vez explicado todo lo que rodea a este accidente, emitiré mis opiniones de como se ha realizado todo, evidentemente desde el sofá de casa, dónde opinar es mucho más fácil, solo pretendo hacer una crítica constructiva para que la gente que no entiende muy bien que pasa en un avión viaje un poco más confiada.

 Las opiniones están basadas en mi experiencia como Comandante de Boeing 737 durante 7 años y en 3 diferentes compañías y configuraciones.

Cada día una frase – William G. Ward

 Despierta con cada nuevo día y aprovecha desde el primer instante, cada sorbo de aire, cada momento como algo único y genuino. No desperdicies ni un segundo, cada oportunidad cuenta y rara vez se repite. Disfruta la magia de la vida por completo, al final, lo que de verdad importa es el ahora, sobre lo que devendrá el futuro no siempre tienes el control.

Finger, hasta dedo en inglés suena mejor

 Una curiosidad lingüística en los aeropuertos son los llamados “finger”, ese túnel metálico, con suerte acristalado, con mucha más suerte debidamente acondicionado, tanto en verano como en invierno, que te conduce al avión cual embudo.

Aunque la palabra correcta en español es pasarela, como bien lo define la RAE:

 5.  En un aeropuerto, túnel articulado que comunica el edificio de la terminal con un avión para el embarque y desembarque de los pasajeros.
 

  Digo que es curioso, no porque usemos una palabra en otro idioma, sino porque en inglés se le denomina a la pasarela “jetbridge”, “airbridge”, o “jetway”.

 Otro misterio más sin resolver, ya que nuevamente no se a quién, ni como, se le ocurrió a alguien llamarlo finger,  pero ha calado dentro y fuera de los aeropuertos.

 El colmo del termino llega hasta para denominar al operario de la pasarela, que es el “finguero”.

 Caprichos del hablar  😎

Artículo original del 19 de Agosto de 2010, corregido y actualizado el 6 de Abril de 2018

Cada día una frase – Marcel Schwob

 La justicia….ese mundo en el cual todos nos sentimos capaces de opinar, demasiadas veces sin el mayor fundamento o rigor.
Lo que no escapa a nadie, es el hecho de la velocidad en la que debería actuar, para no generar indefensión, ni un estado general en el que se piense que ya no se actúa.
El dicho “la justicia es lenta pero segura”, cada vez se pierde más en el horizonte de este mundo, dónde todo se mueve a una velocidad de vértigo, y esperamos que todo lo que nos acompaña adquiera esa misma velocidad.
Todo debe tener su tempo.

Los padres y el baloncesto

 

 Los padres son fundamentales para que los niños practiquen cualquier tipo de deporte, baloncesto incluido, son los que llevan y recogen a los chavales de partidos y entrenos, pero se están empezando a asomar comportamientos poco civilizados, poco éticos y que alejan al baloncesto de lo que intenta ser, un instrumento más de educación de la juventud.

 Frank Martin es un entrenador profesional de la universidad de South Carolina, hijo de inmigrantes cubanos, nacido y criado en Miami, con una infancia complicada, y uno de los grandes amantes que tiene este deporte. Ha dedicado parte de una rueda de prensa a advertir como se debe comportar las personas que estamos alrededor del baloncesto de formación, el video se ha hecho viral, y espero que lo veas y escuches con atención.

                               

Gracias a Marc Castillo por los subtítulos

 Puede parecer exagerado, pero conviene que todos los que estamos implicados en el deporte seamos conscientes que cada vez más, ocurren cosas deleznables en los partidos de niños, y que en absoluto ayudan a su formación.

 Soy árbitro y entrenador de baloncesto, actualmente ejerciendo sólo de árbitro, empecé con 14 años, luego por diversos motivos lo abandoné, y hace ahora 5 que retomé la actividad. Me gusta, mucho, entre otras cosas porque adoro el baloncesto.

 Últimamente he tenido que lidiar con algunas situaciones que me llevan pensar que la gente tiene un grave problema de respeto y educación. Padres animando para que un jugador, del equipo rival,  falle un tiro libre, jugadores pidiendo por favor a sus padres que se callen y dejen de protestar, familiares que se pasan todo el partido protestando cualquier decisión sin tener la menor idea del reglamento. Todo eso sin dar un solo grito de ánimo a los chavales, es simplemente lamentable.

 Pero no todo es así, afortunadamente, hay padres modélicos, como padres de jugadores de baloncesto, que se pasan todo el partido animando sin parar, pero los “otros” están empezando a ganar terreno.

 La gran pregunta es ¿qué debemos hacer con los bárbaros? yo personalmente creo que desterrarlos del baloncesto (o cualquier otro deporte), simplemente sobran en este espectáculo. El cómo hacerlo es quizá el quid de la cuestión, pero como medida inicial deberíamos afearles su conducta, pedirles que se callen, o que se vayan.

 Me comentaba el otro día un padre, además entrenador en su día, que había acudido a ver un partido de ACB, con la mala suerte que se le sentaron unos energúmenos detrás que se pasaron toda la primera parte del partido insultando a los árbitros y al equipo contrario. Hubo un momento que no pudo más y se enfrentó a ellos pidiéndoles que pararan, resultado satisfactorio, en la segunda parte ya no estaba ahí, un alivio.

 Quizá esa sea la manera, otra, la puse en practica en un partido de niños de 12 años, un tanto cansado de escuchar protestas, en la mitad del partido me fui a hablar con los padres en cuestión para pedirles, que gritaran todo lo que quisieran, pero para animar a los chicos, protestando no ayudaban a nadie, y además llevaban poca o ninguna razón. La cosa no fue mal del todo, un aplauso por mis palabras, sólo una pequeña protesta en la segunda mitad. Fui a darles las gracias al finalizar, y algunos me comentaban que su comportamiento “daba salsilla” “ambiente”, mi contestación, esta vez fue más contundente, animar si, protestar no.

 Tenemos que reflexionar afondo, no podemos permitirnos como sociedad que algunas personas utilicen el deporte de formación para dar rienda suelta a sus frustraciones personales.

 Si tenéis interés en el video completo de Frank Martin lo podéis encontrar aquí en inglés.

Uno de mis grandes cambios: la dieta *

 

 Uno de los cambios más sustanciales que he llevado acabo en los últimos años ha sido el cambio en mi dieta, y entendamos esta palabra como la define la RAE en su segundo punto:

“2. f. Conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento.”

 Es decir, el tipo de alimentación que llevas, nada de pasar hambre y sufrir, como ya lo hice durante la mayor parte de mi vida, no voy a seguir engañándome, he tenido sobrepeso prácticamente siempre, y en algunas ocasiones, un sobrepeso muy grande.

 La verdad que cuando aplicas una dieta, en la que no pasas hambre, comes prácticamente de todo, te sientes mejor que nunca, más fuerte, con más energía, y además ves reducir tu talla de ropa de la XXL-XL a la M-L poco más se pude pedir.

 ¿Cómo se llama este pequeño gran “milagro”? pues LOW CARB HIGH FAT, bajo en hidratos y alto en grasas, por supuesto saludables. No pretendo hablar mucho en este post, ya que os voy a enlazar un video, que en un tono distendido, puede hacerte cambiar la forma en la que ves la industria de la alimentación, y una de sus grandes mentiras, “La grasa engorda”, ya que el verdadero enemigo de nuestros cuerpos es el azúcar.

 Y para que no quepa ninguna duda, mis afirmaciones las baso en mi experiencia real al cambiar mis hábitos de consumo alimenticio, por supuesto que tiene una base científica, tampoco hago las cosas a lo loco, pero rompe muchos conceptos que todos teníamos preestablecidos de como debíamos alimentarnos, y al final resultan ser, cuando menos, dudosos, o cercanos a la falsedad.

 

 

 Un poco más adelante ya os iré comentando en que se basa el LCHF, dónde encontrar información, los datos numéricos de mi cuerpo y lo mucho que lo recomiendo. La salud no es importe, es quizá lo más importe, sin ella, todo lo demás puede perder valor. 😉

Volver a ser un niño

 Hace un tiempo, un par de meses, compramos un par de cuerdas para saltar, unas combas, con la finalidad de hacer más ejercicio en casa. Lo de la comba es un recurso bueno, bonito, barato y muy recomendable si realizas calistenia. Como no sabía la medida correcta para cortarla, la tenía medio abandonada en la habitación, hasta hace 2 días, que busque cual era  y la forma de ajustarla.

 Dicho y hecho, lista para ser probada. Me maqueo para la ocasión y me pongo manos a la obra.  😀  No recordaba que una cosa tan simple fuera tan complicada, pero a la vez divertida, y que te hiciera sentir tan vivo. La capacidad de descordinación que somos capaces de adquirir es espectacular, me sentía torpe, un poco zote, para que negarlo. Cuando te dispones a dar los primeros saltos estás lleno de confianza pensando que esto está chupado, que no tardarás nada en saltar sin parar, pues ya os digo que la respuesta es un NO rotundo, y entonces piensas lo fácil que eran cosas así cuando eras un niño.

 Cuando eres niño, estás cosas, evidentemente, no las valoras, la capacidad de realizar casi cualquier tarea, sin miedo a caer, al ridículo, como mucho algunas risas de tus amigos, de los cuales te reirás tú luego, cuando se pongan manos a la obra. Todo disfrute, gozo, regocijo. Ser un niño.

 Al finalizar mi “sesión” de salto, con un increíble record de ¡10 saltos! 😛  después de unos diez minutos intentándolo sin descanso, me sentí genial, yo mismo me tronchaba pensando en el buen rato que había pasado. Al fin y cabo, me sentía como un niño cuando juega, una sensación maravillosa, cautivadora.

 Así que hay que jugar más, sin miedo al ridículo que tenemos, demasiadas veces, los adultos. Pocas cosas pueden ser tan ridículas como ese miedo escénico a no realizar alguna actividad bien a la primera, cuando lo normal y habitual, es forjar el camino al éxito, en cualquier materia, con continuos tropezones, de los cuales aprenderemos para convertirnos en unos maestros .

 Nada mejor que está canción del año 1988, compuesta por el gran Enrique Urquijo, para comprender lo importante que es “Volver a ser un niño”. Escucharla y disfrutarla, vale la pena.

                      

P.D.- No olvidar darle a las caritas sonrientes, y se te ha gustado comparte, que amar es compartir   😉